El primer bus eléctrico nacional se fabrica en Mercedes

0

En pocos meses un colectivo eléctrico “made in Argentina”, podría circular por las calles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La firma Agrale ha desarrollado ese proyecto durante un largo período. Su gerente comercial dio detalles a la agencia Télam.

La agencia nacional de noticias Télam destaca la posibilidad de contar con un colectivo 100% eléctrico con chasis de fabricación nacional circulando por las calles de la ciudad de Buenos Aires. Hacen saber que podrá ser una realidad dentro de pocos meses, una vez que se completen los trámites de la homologación que permitirá concretar un proyecto de cinco años que estuvo a punto de quedar trunco por la pandemia de Coronavirus. “La opción de contar con un vehículo «Made in Argentina» de la línea 28, que une Puente de la Noria con Ciudad Universitaria y que altere, al menos mínimamente, el monopolio de unidades chinas en toda América Latina, estará a cargo de Agrale, como primer paso para lo que podría derivar en la fabricación de más unidades”, revela el artículo publicado hace pocos días. Ignacio Armendáriz, director y gerente comercial de Agrale, relató a Télam la historia que comenzó hace cinco años. Por entonces, la empresa fabricó el chasis para un bus eléctrico de dimensiones estándar (12 metros de largo, 17 toneladas de pesos y capacidad para 70 pasajeros parados y sentados) y formalizó un joint venture con la compañía inglesa Equipmake, formada por exingenieros de Fórmula 1 (su director general, Ian Foley, trabajó en Lotus, Benetton y otras escuderías), que en la actualidad se dedican al desarrollo de motores eléctricos de transporte para servicios pesados. “Allí se hicieron cargo del motor, las baterías y el software que controla el funcionamiento de la unidad”, detalló Armendáriz, quien recordó que “cuando comenzaron las pruebas, estalló la pandemia y todo se demoró, porque teníamos que mandar la unidad para que fuera homologada por laboratorios ingleses que, obviamente, estaban cerrados”. Una vez superada la fase crítica de la pandemia, se hicieron las homologaciones correspondientes en el Reino Unido y se trajo la unidad a la Argentina.

Homologación

Armendáriz comenta que “el bus ya tiene 30.000 kilómetros de pruebas totalmente satisfactorias y hace un año se iniciaron las gestiones de homologación ante la Secretaría de Industria, algo que lleva bastante tiempo por la complejidad de los trámites”. Al respecto, explicó que la homologación lleva dos etapas: la primera es por el chasis y se llama Constancia Técnica; en tanto la segunda es por la unidad completa, una vez montada la carrocería y se denomina Licencia de Configuración de Modelo (LCM). “La primera homologación está lista y estamos trabajando en la segunda con la empresa de carrocerías TodoBus; estimamos que estará en uno o dos meses. Una vez que esté todo completo, la unidad saldría a circular en una línea del AMBA, que en principio sería la 28”, adelantó. En cuanto a la performance del vehículo, Armendáriz la calificó como “excelente”, con una autonomía de 250 km a 280 km, equivalente al recorrido total de un bus urbano en una jornada. “Con el equipo adecuado, el período de recarga demanda cuatro horas”, indicó, para dar paso a una eventual segunda etapa si el lanzamiento es exitoso: el inicio de la producción de más unidades, tanto para el mercado local como para el de otros países de América Latina. “Nuestro proyecto es hacer un chasis autónomo y sobre ese chasis el cliente puede elegir la carrocería”, explicó, para añadir que Agrale “no tiene ningún problema en cuanto a capacidad de producción”, ya que los chasis se montarían en la planta de la empresa ubicada en esta ciudad. Las complicaciones, en rigor, no se centran en la producción de vehículos sino en la falta de una infraestructura de apoyo y el financiamiento necesario para su desarrollo: “una flota no se transforma en eléctrica de la noche a la mañana”, advirtió, “ya que si una línea quiere muchos colectivos eléctricos va a necesitar de una instalación importante, con unos 50 cargadores y una subcentral eléctrica a su disposición”. En ese aspecto, Armendáriz limita a dos los problemas principales para desarrollar una industria de buses eléctricos local, como son “la competencia de los chinos y la falta de políticas públicas que ayuden a la transformación de la flota”. Entre estas últimas, los obstáculos al financiamiento se ubican en los primeros puestos, si se tiene en cuenta que si bien “el costo operativo de una unidad eléctrica es tremendamente menor al de una con motor de combustión interna”, el problema estriba en la inversión inicial debido a que “un colectivo común está en unos US$ 180.000 y uno eléctrico en US$ 400.000”. “En ocho años se podría amortizar la inversión, pero para eso hacen falta créditos de largo plazo, porque no cualquiera puede dar ese paso ni mucho menos disponer de la electricidad suficiente para cargar una flota de 50 buses”, manifestó. Los ejemplos de experiencias exitosas al respecto no están muy lejos, al punto que Armendáriz destacó una iniciativa de la municipalidad de Montevideo, donde ya circulan más de 30 buses eléctricos.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre