El entrenador habló con Protagonistas tras el ascenso a Primera. El rol y compromiso de los jugadores, la importancia de las inferiores y las expectativas para 2024.

A pocos días de lograr el ascenso a Primera, el entrenador del Mercedes Rugby Club, Martín Esnaola habló sobre el significado que tiene este momento para la institución y para su persona, donde resaltó que es el poder haber cumplido un anhelo de varios años.

En la charla con Protagonistas comenzó haciendo referencia a su sensación personal, mencionando: “La verdad es que estoy muy feliz. A nivel personal fue, no sé si inesperado, pero fue por el rol que tenía en este momento; volví al club después de mucho tiempo y como colaborador, después de que mucha gente insistiera, por suerte, y les escuché. Entonces fue inesperado en el momento, en el lugar donde tengo que estar para esto. Y luego, con todos los cambios que estaban pasando, yo en el lugar en el que estoy, con chicos nuevos que se sumaron al plantel, con muchos cambios en el plantel, con gente grande que se fue, que lo intentó durante mucho tiempo, con un nuevo capitán, renovación de plantel. Lo vengo repitiendo en todas partes y lo venimos diciendo en el club, el gran objetivo era ampliar la base de jugadores. En los últimos 3 años fui parte del equipo como colaborador, habíamos estado cerca, y antes también”.

“Por eso nos dimos cuenta de que la única forma de hacerlo era ampliar la base de los mejores jugadores, en el plantel superior. Hablamos de ello todo el año, lo hablamos el año pasado con quien era el entrenador Jorge Kasparián y los años anteriores a que yo fuera su colaborador. Y cuando dio el paso a un lado, fue él quien me empujó a darlo, porque él estaba un poco cansado. Ciclos normales de tiempo, mucho tiempo en el mismo lugar, de muchos ciclos. Lo que hablamos con Jorge fue, bueno, aquí hay que ampliar la base porque habíamos estado cerca. La calidad de los jugadores está ahí, pero son torneos largos, necesitas más gente, más gente que esté subida al carro. Entonces eso era lo importante. Y a nivel personal me quedé sorprendido, feliz, e incluso por un momento pensándolo, dije, bueno, va a ser un año de transición, cómo lo tomamos, cómo no. Recuerdo a gente que recién retirada del staff son amigos, así que me ayudó mucho”.

Creo que fue un campeonato en el que el equipo mostró regularidad, salvo algunas veces que se cayeron en un pozo, pero luego se levantaron. ¿Lo viste así desde fuera?

“Sí, desde fuera creo que donde más nos costó fue al principio, con los cambios, cosas nuevas, gestores nuevos, capitanes nuevos. Y cada uno, en el movimiento, de sábado a sábado, encontrando su papel. Eso es lo importante. Eso es lo que nos costó. No recuerdo los números, pero fue al medio de la primera mitad. Y fue con equipo que luego terminaron peleando algún lugar en el play-off. Pero eso fue lo que fue más difícil para nosotros. Cada uno encontrando su papel en este nuevo armado, en estos nuevos engranajes, cómo funcionaba”.

¿En algún momento Te diste cuenta de que el equipo estaba allí para luchar y dijiste  se puede dar?

“La ilusión siempre estuvo ahí, conocía a los muchachos y conociendo a los rivales, creo que la posibilidad siempre estaba ahí. Lo que pasó con todos estos cambios, con nuevos líderes, con nuevos líderes en todos los lugares, hubo un cambio muy grande. No quizás la forma de entrenar, de jugar, no la parte táctica y técnica. Por ahí la manera de comunicar, de gestionar el grupo, de los propios capitanes y  cómo se gestionaban en el grupo. Eso quizás es lo que nos costó, pero bueno  fue que antes de cada sábado, se podía ver, bueno, este es un partido para ganar, y no venía, o este es un partido que nos va a costar un poquito más, y por ahí venía. Y a medida que empezamos a encontrar esa regularidad, la sentimos cuando vimos que el equipo se colocó en una posición que empezó a sacar una diferencia con un lote, de atrás sobre todo, empezamos a crecer, empezamos a jugar bien, empezamos a encontrar lo que buscábamos. Encontramos al equipo y estaban dando resultados. En un momento, creo que sentimos que podíamos dar resultados”.

“Luego, el turno de los mata – mata, donde sabíamos que podía ser o no, siempre sabiendo que eran rivales muy parejos, que nos conocíamos mucho, sobre todo contra Virreyes, no tanto contra Molinos, que venía del año pasado de ascender,  pero Molino es un equipo que nos había costado mucho durante el año. Perdimos los dos partidos y nos costó mucho. Su estilo de juego nos había costado, no le  habíamos encontrado la vuelta. Mercedes tiene eso, que venía peleando años anteriores y que para todos éramos su frutillita, Ganarle a Mercedes era importante para todos, entonces jugaban con ese plus todos los equipos, y a nosotros nos costaba asumir ese rol o responsabilidad, incluso acá, con muchos partidos invictos”.

“Y luego, bueno, vinieron dos repechajes, con partidos parejos, con equipos que creo, durante el año fueron incluso más regulares que nosotros, sobre todo Virreyes, que terminó con una cantidad muy importante de puntos.

Pero bueno, a lo largo del año había estado un poquito mejor, pero bueno, estos partidos son así. Y contra Virreyes, nos conocemos mucho, nos respetan mucho”.

¿Planeaste el último partido de forma diferente, tácticamente, el trabajo de la semana?

“No. La parte táctica, a pocos días de las semifinales, era decir dónde estaba nuestro punto fuerte y dónde nuestro punto débil. Los fuerte era seguir trabajando y los débiles intentar desenmascararlos de alguna manera o no caer tanto en ese punto débil que teníamos. Lo que fue diferente fue la parte mental, la parte grupal, la parte psicológica. Intentamos tomar eso como algo diferente. Incluso hicimos un trabajo con dos psicólogas. Creo que nos ayudó como unión de grupo y a trabajar en algo más. La parte táctica, la parte técnica, en esa época del año ya estaba dada. Evidentemente, mejora y siempre mejora. Pero en ese momento, en un determinado momento del campeonato, no se pueden meter cosas nuevas. Eso era para pensar en el año que viene. Pero sí, en esas cosas éramos fuertes. Y luego nos unimos como grupo, y nos unimos mentalmente, que era un partido especial, y sabíamos contra quién jugábamos, y sabíamos que podía suceder”.

¿Por qué ascendió a Primera el Mercedes Rugby Club?

“Porque hay un grupo de jugadores espectaculares, pero solo con los jugadores no se puede ascender. Creo que todo el club está alineado desde hace unos años para buscar este objetivo”.

Creo que hace mucho tiempo que se viene trabajando en esto, seriamente, buscando un objetivo, y dando los pasos, quizás cortos pero firmes.

¿Es un lugar la Primera C que, por todo lo que hace el Club, todo lo que tiene, todo lo que ha crecido, cómo se ha fortalecido, donde hoy debería estar?

“Creo que sí. Al menos eso dice ahora el resultado, que también es lo que acaba mandando. Creo que es el lugar donde tenemos que estar. Lo importante ahora y lo difícil es demostrar que estamos para jugar ahí. El desafío es enorme, el desafío es muy lindo y bueno, hay que trabajar”.

El tiempo de celebrar ya pasó. Uno imagina que ya está pensando en la próxima temporada. ¿Qué se necesita fortalecer?

“Esta semana empezamos a reunirnos con los entrenadores y la subcomisión de rugby. Con los capitanes también vamos a hablar. Creo que la parte mental de la que hablamos antes es algo en lo que hay que seguir trabajando, porque es una pata que hay que entrenar. Estoy convencido de que tenemos que hacerlo. No sé cómo, por eso llamamos a estos profesionales que no dan una mano, y que aportan su parte mental y eso. Y creo que la gran diferencia en esta categoría va a ser física. Física y esto, de lo que hablamos al principio, el objetivo que nos propusimos, ampliar la base. Normalmente son planteles mucho más largos que el de nosotros. Son equipos que exigen tener tres categorías en plantel superior de manera oficial.

Este año tuvimos un crecimiento en la cantidad de veces que pudimos presentar nuestra Pre Intermedia, pero a lo largo del campeonato creo que aquí está la diferencia, donde se puede empezar por lesiones, por cualquier recambio, que esté al nivel de los que entran a primera y poder mantenerse. La intermedia y la preintermedia tienen campeonato, pero lo que decide en qué categoría jugas es el torneo de Primera”.

Se entiende que este logro generará más expectativas para las inferiores, para el trabajo, más expectativas.

“Sí, exactamente de eso estaba hablando con la subcomisión de rugby, que tenemos que salir a buscar gente en las bases, tanto niños como jóvenes. Allí el crecimiento es importante, es la base de todos los clubes”.

¿Podes llegar a tener bajas? ¿Alguno dijo era hasta acá? ¿Hay que convencer a alguno?

“En principio, no. Espero. Todavía tengo que hablar con alguno. Creo que no. Al contrario, ya tuve alguien que dijo, vuelvo a dar una mano, desde el lugar que sea.

Entonces, creo que con las ganas de jugar en una categoría superior no será difícil convencer a nadie”.

Imagino que ves que este logro es no solo importante para el mismo club, sino también para la ciudad

“Obviamente. Creo que es fundamental para eso. Y por eso necesitamos que la ciudad de Mercedes, que la comunidad venga al club. Para ello, decimos, ampliar la base. Me refiero principalmente a la base de Primera,  que es el rol que me toca, pero tenemos que saber que debemos ampliar la base”.

Muchos de los jugadores que están en el primer equipo arrastran años en el club,  en categorías inferiores.

“Y ahí es donde creo que el club, lo que me preguntaste hoy, por qué Mercedes está ascendiendo, creo que ese es el trabajo que ves. Ya no es como años anteriores done empezaron a jugar de grande o que se acercaban al club por otra cosa. Hay un proceso, muchos niños hicieron juveniles y llegan al plantel superior, primero con las destrezas para jugar en la categoría en la que estamos y también con un sentimiento de club, lo cual creo es lo más importante”.

¿La próxima temporada la forma de entrenar cambia? ¿Existe alguna diferencia para entrenar, más gimnasio?

“Sí, eso es lo principal. Continuaremos con la parte técnica los días lunes, martes y jueves. Tenemos que hablar de ello, pero es lo más probable. Los jugadores van todos los días al gimnasio para hacer una cosa u otra, pero necesitamos que más chicos vayan al gimnasio e intensifiquen el entrenamiento, tal vez es eso lo que nos está faltando”.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre