Un sitio de información agropecuaria resaltó la tarea de Fernando Lapolla, quien diseña la plantación de 12 mil árboles de nuez pecán. Se conocieron nuevos detalles del proyecto que vendrán con novedades para la ciudad.

La figura del ingeniero agrónomo mercedino Fernando Lapolla se transformó en noticia a partir de un trabajo que está llevando adelante para el conocido artista argentino Abel Pintos.

Como se sabe, el cantante argentino lleva adelante en tierras mercedinas un emprendimiento rural, que se trata de un proyecto de plantación de 12 mil plantas de nuez pecán.

El sitio de información “Agrofy” realizó días atrás un informe sobre el emprendimiento, donde se destaca la labor del profesional mercedino, quien fue contactado por Plan Divino, la productora que encabeza el reconocido artista.

El proyecto está comandado desde su productora, junto a sus dos socios y managers, Marcelo González y Jorge Quinteros, y comprende la puesta en marcha de una gran plantación de nueces pecán, bajo el asesoramiento del ingeniero agrónomo, Fernando Lapolla.

De acuerdo a los datos recogidos, Lapolla se especializó en el cultivo de árboles frutales, al que se nombra popularmente como fruticultura, y se desempeña como asesor agronómico, con experiencia en la producción y exportación dentro del sector agroalimentario. Destaca la información que Lapolla fue funcionario del Gobierno de Buenos Aires en la gestión pasada, al frente de la Dirección Provincial de Promoción de la Tecnología y la Innovación.

Lo cierto es que el profesional mercedino fue el elegido por el trío de inversores para liderar la plantación de 12.000 árboles de nuez pecán, de los cuales ya se llevan implantados más de 3.000. La iniciativa guardó desde un inicio objetivos productivos pero también sustentables, ya que la idea es generar un “pulmón verde” destinado a la sociedad, además de un espacio de visita y formación dirigido a las escuelas de la zona. Fue entonces cuando comenzó la búsqueda del campo adecuado para concretarlo.

Palabras

Los inversores se contactaron con Lapolla hace dos años para comentarle su idea productiva quien cuenta a Agrofy: “Yo estoy especializado en trabajar con frutos secos como nueces, almendras y frutas como kiwis y arándanos y les propuse hacer pecanes por los múltiples beneficios y propiedades que ofrecen. Apenas tuve el ok nos pusimos a buscar un campo con las características ideales para concretar el desarrollo y lo encontramos en Mercedes”, señaló Lapolla.

En el informe se hace referencia a las características del terreno elegido  donde más allá de sus 100 hectáreas, aparecía el hecho de encontrarse relativamente cerca de la ciudad, a diez km del centro, una característica que los socios buscaban para mayor comodidad. A su vez cuenta con luz eléctrica porque la producción de nueces necesita equipos de riego, suelos profundos que permitan el buen enraizamiento de los robles. Todos estos requisitos los encontraron finalmente en “La Matera”, un campo que se pretende construir desde una óptica ecológica, usando muy poca cantidad de fertilizantes y agroquímicos.

Cuenta Lapolla que “una vez que compraron el campo el año pasado, se hizo la primera siembra de mil cultivos de nuez pecán. Es un árbol resistente, crece en diferentes tipos de condiciones de suelos y climas. Las tradicionales europeas están en la zona de Cuyo, no hay muchos dispersos por el país. En nuestro caso las plantamos en el vivero Santa María, en la ciudad de Concordia, lo elegimos porque tiene mercadería certificada por el INTA y de ahora en adelante, son entre seis y siete años hasta que empiecen a dar frutos”.

Si bien el proceso de maduración hasta que se obtiene la nuez es extenso, la ventaja es que una vez que comienza a producir nueces, los árboles viven más de 100 años. Es un plan a largo plazo, donde los inversores se involucran en la cosecha y en rescatar el terreno de los proyectos de agricultura tradicional como la plantación de soja o maíz. El desarrollo se extiende a lo largo de 30 hectáreas, construyendo un bosque para producir oxígeno y un ámbito natural para la exploración y el conocimiento. “Tenemos calculado que en siete u ocho años vamos a producir oxígeno para seis mil personas”, adelantó Lapolla.

Comercialización

En cuanto a la faceta comercial del emprendimiento, el especialista frutal explicó que la producción que obtengan será destinada a abastecer al consumo interno y una parte a la exportación. En este sentido, indicó que es un producto con alta demanda en una gran cantidad de países por los beneficios que aporta al organismo la ingesta de frutos secos. La marca junto al logo ya se definió, se llamará “Pecanito Argentino” y tejerá lazos con la Cámara Argentina de Pecanes para llegar a nuevos mercados como China, un aliado estratégico en el sector por su número de habitantes.

Argentina tiene 17 mil hectáreas en todo lo largo y ancho del país con pecanes. Son conocidas por sus propiedades antioxidantes y por ser ricas en Omega 9, principalmente en ácido oleico, muy recomendable para prevenir las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, la trombosis o los problemas circulatorios. Las 30 hectáreas sembradas en La Matera, funcionan con un sistema de riego por goteo, bombas de agua y ahora van a incorporar energía solar.

“Se incluirán paneles solares para fomentar las energías renovables y estamos sembrando entre medio de los pecanes porque van plantados a una densidad de nueve por nueve, entonces te queda un espacio grande entre planta y planta, la idea es generar pastura para obtener rollos y poder tener animales pastando entre medio de los árboles. Así, garantizamos que nos ayuden con la fertilidad del suelo y se crea un sistema silvopastoril, asegurando la estabilidad ambiental, social y económica”.

Proyecto de Abel Pintos

A  través de la nota publicada en el sitio Agrofy pudo saberse que también se encuentran armando un vivero que se va a llamar “Guardián de Luz”, en el cual se van a producir pecanes, trabajando también sobre árboles y arbustos nativos. El mismo tendrá su inauguración en unos meses y va a contar con cerca de 800 m2  cubiertos, más dos hectáreas sin cubrir en Mercedes. Se trata de un proyecto comercial para producir sus propias plantas e invitar a las escuelas a que aprendan acerca de sus variedades y crecimiento.

“La idea es que puedan venir los chicos de las escuelas agrotécnicas a educarse en técnicas de cultivos y de injertos. En las primeras diez hectáreas que sembramos, lo hicimos con cerca de 2 mil pecanes y vinieron trescientos chicos a ayudarnos. Fue como un día de campo, izamos la bandera y Abel cantó el Himno Aurora, él está muy comprometido, viene todas las semanas para acá o cada quince días, cuando le permite la agenda y se involucra, le interesa y pone todo su corazón en este proyecto”, destacó Lapolla.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre