El flamante presidente electo también tuvo su respaldo en el distrito. Se mantuvo la sumatoria de la oposición que se había observado en octubre, sin neutralidad dado que el voto en blanco fue insignificante. Lo que pasó el domingo y el escenario que se viene. 

Javier Milei es el nuevo presidente de los argentinos. La decisión del electorado quedó claramente marcada en las urnas durante la jornada del domingo en una elección transparente, sin mayores dificultades en términos generales. Con resultados históricos en provincias donde se esperaban diferencias que fueron aun mayores y con un territorio bonaerense donde el candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, no pudo sostener lo que había ocurrido en las generales. A nivel nacional Milei se impuso por más de 10 puntos y a dos horas de cerrados los comicios Massa admitió el revés electoral y aseguró que con el resultado puesto se terminaba una etapa en su vida política. Milei recién se expresó cerca de las 21.30 en un clima lógico de euforia. Con un feriado de lunes, mañana se inicia la corta transición que será de unos 20 días y comenzará una nueva etapa en el país, con las lógicas incertidumbres con relación a las medidas que adoptará la flamante gestión. Pero más allá de esas cuestiones que lógicamente son de análisis nacional, nuestra mirada se posa en el comportamiento del electorado de nuestra ciudad que tuvo una caracterización similar a lo que había ocurrido en octubre cuando también se eligió gobernador e intendente. A esta altura algún lector se estará preguntando como se entiende esta afirmación. Intentaremos explicarla.

Sumaron

Octubre dejó en términos de preferencias presidenciales en Mercedes, un claro triunfo de Sergio Massa en las mesas mercedinas. Pero en un esquema de tercios. Es oportuno decir que, tras aquellos comicios, Juntos por el Cambio decidió acompañar a la formula de La Libertad Avanza en términos generales y la postura también bajó al territorio distrital. Prueba de ello fue la definición de los candidatos locales que confesaron su apoyo a Milei, no solo con el voto sino también con las tareas de fiscalización. En las urnas ese comportamiento se mantuvo, pero ahora con dos opciones. Porque si sumamos los votos de Milei y Bullrich en las generales, obtenemos lo que logró Javier Milei. Entre LLA y JxC sumaron en la última elección más de 25 mil votos y cerca del 59 por ciento. El domingo Javier Milei cosechó un apoyo por encima de los 26 mil votos y poco más del 59 por ciento. En tanto Sergio Massa creció en términos porcentuales, pero fueron apenas unos 2 mil votos más que en aquella primera vuelta. Lejos de las presunciones de algunos sectores, el votante desechó la posibilidad de voto en blanco notoriamente. Mientras en octubre estaba esa postura en casi 2.5 % en esta ocasión cayó al 1.7. Casi la misma cantidad de nulos. No hubo neutralidad, el mercedino votó a favor del libertario y ese es un dato relevante.  

Lo que sigue…

Es demasiado temprano para pensar lo que viene para la Argentina, la provincia y la ciudad. Pero por lo pronto habrá un obligado reordenamiento de la política y eso tendrá influencia en el plano local. El primer aspecto por analizar tiene que ver con la obra pública o la fuerte incidencia del gobierno nacional en términos locales. Muchas de esas obras están en marcha y aún inconclusas. Bien vale preguntarnos que va a pasar con las mismas. La segunda es saber como será la posición del libertario en torno a la coparticipación teniendo en cuenta la fuerte incidencia que el presupuesto bonaerense tiene en Mercedes. Se podrá observar en otra página que el presupuesto para el partido, recientemente presentado y en análisis del cuerpo deliberativo, tiene un impacto del 69 por ciento de fondos provenientes del plano provincial. También será importante pensar que sucederá con el nuevo gobierno y la presencia de organismos nacionales con asiento en Mercedes. Recordemos que el electo presidente ha manifestado en reiteradas oportunidades un achicamiento del Estado, cuestión que para otras ciudades puede no tener mayor relevancia, pero sí para este distrito que cuenta con la regional de AFIP, regional de ANSES, organismos como el PAMI, una cárcel federal en marcha, entre otras dependencias.

Oficialismo y oposición

La lectura para el oficialismo local no resulta agradable. El escenario no era el esperado para la gestión, pero no será novedoso para el intendente Ustarroz gobernar con un signo político nacional que no le resulta cercano. A diferencia de lo que fue 2015-2019, en esta ocasión tendrá la provincia como aliada. Manejará el Concejo Deliberante producto de la buena elección que le permitió la reelección al jefe comunal, pero hay una oposición fortalecida. Porque la sociedad posterior a las generales ha dado buenos dividendos en el balotaje. Bien vale preguntarse como se ordenará esa oposición en términos de bloques en el HCD. ¿Se unirán como un solo bloque? ¿Mantendrán independencia de sellos y trabajarán juntos? Se desconoce aún, pero no es un dato menor que el oficialismo tiene una puerta donde es más factible que atiendan a otros antes que a ellos y es la Rosada a partir del 10 de diciembre.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre