Hurlingham hizo punta y los bancos amenazaron con cerrar sucursales

0

El partido bonaerense de Hurlingham fue el que hizo punta con este incremento de tasas a los bancos y entidades financieras. El intendente Juan Zabaleta dispuso una suba de un 50 por ciento de esa tasa municipal, “en el marco de la pandemia de Coronavirus”. El jefe comunal de ese distrito del conurbano oeste aseguró en las redes sociales que “a los bancos y entidades financieras siempre les ha ido muy bien. Ahora les toca colaborar y hacer el mayor esfuerzo”. Este tipo de medidas siempre generan polémicas, especialmente de aquellos que dicen sentirse afectados por la decisión. “La medida ha provocado no solo el rechazo de los intermediarios financieros; también ha reavivado el debate sobre rol de los bancos en momentos en que han recibido críticas, tanto de las empresas como de los usuarios, por el desempeño que están teniendo en la crisis desatada por el Coronavirus”, expresaba a mediados de mayo una información suministrada por la agencia de noticias Telam. Por su parte el intendente Zabaleta fundamentó la medida en la necesidad de fondos para llevar adelante políticas sociales, alimentarias y sanitarias, y en tal sentido recordó que el municipio estaba poniendo en marcha un nuevo hospital modular. Desde el sector bancario y financiero pusieron el grito en el cielo. “Esta medida encarece la operatoria, termina perjudicando a los usuarios, atenta contra la inclusión financiera y a la larga se empezarán a cerrar sucursales en las jurisdicciones donde resulte prohibitivo operar”, expresaron fuentes del sector bancario a Ámbito Financiero. Los directivos de los bancos, agregaron en aquel debate, que la suba en las tasas “afectará principalmente a los tomadores de créditos, porque a ellos se les trasladará el incremento. Además, explican, los costos adicionales pueden repercutir en una menor tasa al depositante, mayor costo de mantenimiento de cuenta y menor utilidad”. La Asociación de Bancos Argentinos también se expresó y sostuvo que “en algunos municipios las tasas municipales resultan desproporcionadas y dejan de ser una tasa para transformarse en un nuevo impuesto. Esto afecta negativamente la actividad financiera y el resto de las actividades de comercio y producción”. Añadían que en ciertos municipios las entidades financieras abonan mensualmente por sucursal en concepto de tasa municipal una cifra equivalente a más de 22 salarios de empleados bancarios del nivel inicial. “Así, los costos por tasas municipales en algunos casos son superiores a los costos por salarios en una sucursal”, remarcaron. La noticia difundida por el periódico que aborda temas financieros, advertía sobre el temor del sector bancario en que “esta medida que tomó el municipio de Hurlingham sea imitada por otros intendentes”. No estaban equivocados, Mercedes es uno de ellos.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre