Desde el Servicio Penitenciario destacaron que en las cárceles bonaerenses 400 internos privados de su libertad elaboran 300.000 kilos de pan mensuales para autoconsumo. “La producción se lleva adelante en panaderías que funcionan en 33 penales y que luego se distribuyen al resto de las dependencias del Servicio Penitenciario Bonaerense”. Más detalles indican que en 33 penales bonaerenses funcionan panaderías en las que 399 privados de libertad elaboran unos 10.000 kilos de panificados diarios para autoconsumo y para distribuir en el resto de las 52 Unidades Carcelarias y cinco Alcaidías que dependen del Servicio Penitenciario Bonaerense. Se trata de una experiencia de trabajo pero también de formación, debido a que se brindan capacitaciones formales e informales en un oficio con demanda en el mercado laboral. Además, se producen alimentos para donar a entidades que asisten a gente con necesidades. Todas estas actividades se coordinan desde la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y la Subdirección General de Trabajo Penitenciario, y se elaboran con materia prima adquirida por la Dirección General de Administración del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires. Dentro de estos talleres de producción se elabora el pan de consumo diario y se llevan a cabo capacitaciones laborales formales e informales, tanto para elaborar pan, pizzas, bizcochos, facturas, tortas y otras reposterías. En las panaderías de los penales también se realizan actividades sociales y vinculadas a la Justicia Restaurativa Reparadora en donde el daño causado a la sociedad de alguna manera se resarce con donaciones de mano de obra para entidades que brindan servicio comunitario. “Cabe destacar que un grupo de ocho internos de la Unidad 5 Mercedes además de elaborar panificados para el autoabastecimiento, hacen 400 kilos de pan, dos veces por semana, para ser distribuidos a sectores afectados económicamente por la pandemia”, remarca el comunicado del SPB. Agrega que los alimentos son entregados como refuerzo alimentario a través de un convenio realizado entre la Subdirección General de Trabajo Penitenciario y la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de Mercedes. En ese acuerdo se estableció que los internos voluntarios donan su mano de obra para trabajar con los elementos provistos desde el municipio.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre