Con la firma del ministro de Seguridad Sergio Berni el jueves hubo una comunicación de retirar la presencia de efectivos en los operativos de controles. Sin embargo, ante la preocupación de muchos, posteriormente se echó atrás la medida, aunque hasta este martes.

Un importante malestar se generó en intendentes y fundamentalmente entre los vecinos de distintas localidades de la provincia de Buenos Aires luego que el jueves pasado, una decisión del Ministerio de Seguridad definía la no continuidad de controles con muchos efectivos en los accesos a los distintos distritos a partir de las cero horas del viernes.

La comunicación en un radiograma expresaba: “Por expresa disposición de la Superioridad usted deberá disponer la Notificación personal de todos los titulares de sus dependencias  subordinadas  que  a partir de las 00:00 horas del viernes 24 de abril, no se autoriza la implementación de servicios vinculados a la interceptación de vehículos  en tránsito y/o identificación de personas ya sea en rutas o calles de acceso a ciudades o localidades de la provincia con motivo de las restricciones  sanitarias fundadas en la pandemia actual. La única tarea que se realizará será la de brindar  asistencia al personal municipal en unidad  operativa  de no más de dos efectivos policiales”.

Finalmente, la decisión que emanó desde el Ministerio de Seguridad sobre el retiro de efectivos de los puestos de control en los accesos a los 135 distritos de la provincia que iba a regir desde las cero horas de dicha jornada quedó en pausa hasta el próximo martes 28 de abril.

Esta situación les dará a los intendentes y a los funcionarios de la provincia un compás de negociación a la espera de encontrar un punto de equilibrio: ni dejar solo dos efectivos por puesto, ni que todo quede como hasta ahora. Al menos eso es lo que se pensó ante el malhumor de los municipios.

Algunos entienden que la medida es el resultado de una lucha de poder que pareciera existir entre el propio titular de la cartera de Seguridad provincial y el gobernador  Áxel Kicillof.

“La resolución es clara, dice solo dos efectivos. Quieren que pongamos a los inspectores a controlar con dos efectivos acompañando”, precisaron funcionarios en algunos distritos.

Luego de una primera comunicación que marcaba la mencionada decisión, llegó una ampliación de la información, aunque con algunas modificaciones: “Me dirijo a usted por medio de la presente a fin de informarle que a partir del día viernes 24 de abril del corriente, los efectivos policiales que se encuentren realizando controles vehiculares estáticos en puntos fijos, serán reasignados a tareas de patrullaje dinámico dentro del distrito para fortalecer la prevención general del delito y la atención de emergencias derivadas del 911 en los distintos barrios y centros comerciales”.

“Esta decisión se fundamenta en la necesidad de responder con anticipación y celeridad a los cambios en las dinámicas delictivas que tienen lugar en el contexto de la pandemia COVID-19. El análisis de las estadísticas criminales recientes, demuestra que las estrategias sanitarias de lucha contra la pandemia adoptadas por el Estado nacional, provincial y municipal, modifican la circulación de los individuos y las dinámicas sociales de los barrios, generando un comportamiento irregular de los distintos delitos que afectan a los bonaerenses”.

Más detalles

Se continúa explicando en la ampliación enviada a las distintas dependencias policiales que en este sentido, las prioridades operativas del trabajo policial deben tener en cuenta esta cambiante realidad y adaptarse dinámicamente en función del análisis de la evidencia criminal. El despliegue policial y el tipo de intervenciones que se desarrollen en el terreno, deben orientarse a partir del análisis de los cambios actuales y potenciales en las modalidades delictivas que tienen lugar en este contexto novedoso.

Los controles vehiculares que la Municipalidad implemente con el fin de controlar en forma estática los permisos de circulación emitidos como excepciones a la regla del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, contarán con el auxilio de la fuerza pública provincial, previa autorización de su cadena de mando natural, y habiendo evaluado la disposición de recursos humanos y logísticos en cada contexto particular.

Esto permitirá garantizar la colaboración de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en los controles de documentación dirigidos a cumplimentar el aislamiento, y al mismo tiempo, proteger a los ciudadanos y ciudadanas bonaerenses de los delitos que amenazan su vida, propiedad e integridad física.

Sumado a ellos, resulta oportuno recordar que la violación del Decreto de Necesidad y Urgencia 297/2020 constituye un delito federal, que, como toda violación al Código Penal, habilita la intervención de las distintas agencias de control de delitos y contravenciones de los tres niveles del Estado cuando se produzca en condiciones de flagrancia.

En Mercedes, por el momento se mantiene la presencia policial en cada uno de los accesos con un número que muchas veces supera a los dos efectivos. Habrá que aguardar para ver qué sucede a partir del miércoles.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre