Los mercados externos paralizaron sus compras y la planta cayó en su producción. La firma ha dicho que en esas condiciones no puede garantizar el pago de los salarios. Hoy habrá reunión con representantes sindicales para analizar el escenario que se plantea.

La empresa Magromer, cuya planta se encuentra en Mercedes, atraviesa serios inconvenientes en el escenario de la pandemia global que se vive en el mundo. Es de las industrias que más puestos de trabajo genera en el partido, sumando entre personal administrativo y operarios de planta unos 300. Si bien se conoce por fuentes consultadas que hay dialogo entre empresarios y representantes sindicales del sector, hay cuestiones que exceden a ambos y tratarán de buscar la mejor salida a una situación que tiene más incertidumbres que certezas. De acuerdo a los datos recogidos en la presente jornada se desarrollaría una reunión entre el gremio y los industriales para intentar encontrar un camino común, tal vez el menos doloroso ante realidades complejas. Las complicaciones comenzaron antes que en la Argentina se decrete la cuarentena, cosa que sucedió allá por el 20 de marzo. Sin embargo desde el día 8 del tercer mes del año los empresarios recibieron el mensaje de sus clientes del exterior que no era nada alentador. Magromer exporta su producción a mercados como Estados Unidos y la comunidad Económica Europea, actualmente fuertemente afectados por el escenario que genera el COVID 19. Desde entonces los trabajadores supieron que había que terminar los últimos pedidos antes del 14 de marzo, fecha en que salió el último embarque de productos. La caída de la producción llevó a dejar la planta sin capacidad operativa. Los salarios correspondientes al mes de marzo se percibieron sin dificultades, pero antes que llegue el momento del mes de abril, el panorama se tornó aciago. Habitualmente la empresa abona un anticipo salarial de 8 mil pesos al que no pudo hacer frente y solo pagó la mitad. “Los mercados están paralizados, la planta también y hay problemas para abonar un adelanto de sueldo, no queremos imaginar lo que pasará en los próximos meses”, sostuvo ante la consulta de Protagonistas una fuente del Sindicato de Obreros Curtidores (SOC). Sucede que esos clientes del exterior le anticiparon que al menos hasta el mes de julio seguirán sin realizar solicitudes de trabajo. En reuniones que ya mantuvieron industriales y representantes de trabajadores la empresa hizo saber que en estas condiciones no puede garantizar el pago de los salarios, pero a pesar de ello quieren llegar a un entendimiento para no tener que llegar a medidas más extremas como suspensiones. “Hasta el momento no hay ningún trabajador suspendido”, destacó un integrante del SOC. Este lunes se concretaría una reunión de partes a los efectos de hallar en conjunto la mejor salida. La empresa analiza la realización de gestiones ante estamentos gubernamentales con el propósito de recibir algún tipo de auxilio que le permita garantizar no solo los ingresos sino también las fuentes laborales. Por el momento hay buenas intenciones, pero la realidad se muestra acuciante.

Alerta

Desde la Mesa Sindical Mercedes emitieron un comunicado en el que hicieron saber que estaban en contacto permanente con los distintos integrantes de la misma a los fines de contar con un informe preciso de la situación laboral de todos los trabajadores de la ciudad “debido a los cambios que nos encontramos atravesando a nivel mundial a causa del COVID 19”. La situación de Magromer encendió algunas luces rojas. “Somos conscientes que son múltiples los frentes que debemos afrontar en la defensa de los derechos de los trabajadores. Siempre priorizamos la salud, por lo cual supervisamos y exigimos  en cada uno de los sectores que nos implican, que se cumplan con las normas de prevención establecidas. Asimismo y con el mismo tenor nos preocupan las diferentes incidencias que se están desarrollando y pueden desarrollarse en los distintos ámbitos de trabajos en los que está en riesgo la fuente de ingreso de los trabajadores”, remarca el comunicado que en el final alude a la firma cuya planta industrial se encuentra en el ex Acceso Sur. “Desde este espacio nos ponemos a disposición de los compañeros trabajadores de la industria Magromer ante posibles despidos y/o reducciones de salarios. Teniendo en cuenta que en febrero del corriente año, según lo informado por los propios trabajadores de la industria curtidora, la producción cayó un 50%, por lo que el 8 de marzo se dejó de producir, solo se realizaron tareas mínimas en las terminaciones de los procesos que quedaban hasta el 17 de marzo aproximadamente.  Sumado a que el 20 de abril de abril los trabajadores tendrían que haber cobrado un adelanto del sueldo, y  de ese adelanto solo fue percibido al 50% de lo habitual, desde la Mesa Sindical manifestamos nuestra preocupación al respecto”, destacaron. “Remarcamos que se encuentran en riesgo alrededor de 300 familias mercedinas, por lo que exigimos a todas las autoridades pertinentes que se realicen y agilicen las acciones correspondientes a los fines se resuelva de forma positiva está situación como cualquier otra que pueda presentarse ante la situación de Crisis que nos encontramos”, concluye el pronunciamiento de la mesa.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre