El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia decidió autorizar a los familiares de los privados de libertad que lo soliciten a llevar mercaderías a las Unidades Penitenciarias y Alcaidías Departamentales bonaerenses.

La decisión fue tomada el pasado martes por el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, y permite circular hacia los penales a los familiares de los detenidos para llevar alimentos y/o medicamentos.

La medida contempla la emisión de una acreditación desde el sistema penitenciario en la que se indica el vínculo entre el familiar con el interno y  autoriza la circulación.

Alak autorizó también, dentro de las excepciones del Decreto 297/2020, que estableció el aislamiento social obligatorio, la continuidad del servicio privado de encomiendas utilizado por familiares de presos alojados en cárceles del interior de la Provincia.

Entienden desde el ámbito ministerial que esta decisión  ayudará a llevar tranquilidad a los detenidos. Se trata de alimentos complementarios de las cuatro comidas que da el SPB. En las viandas que entregan los familiares, generalmente hay yerba, azúcar, golosinas y otros artículos de higiene personal.

El permiso de tránsito excepcional  al Decreto 297/2020 es emitido por el Servicio Penitenciario Bonaerense, en el que se autoriza a una persona explicitando su nombre y DNI a concurrir  desde su domicilio  (se especificará la dirección) hasta el asiento de la dependencia carcelaria (también se detallará la dirección), y se señalará el nombre del interno y el número de ficha criminológica.

En la autorización se aclara que la circulación pública es para suministrar elementos de higiene personal, elementos de limpieza y/o alimentos perecederos al detenido. El permiso es de carácter intransferible y la persona portadora deberá acreditar  identidad al momento de presentarlo.

Será pasible de sanciones penales la persona que realice un uso indebido de esta autorización.

Controles locales

Consultadas autoridades sanitarias de nuestra ciudad sobre si concretaban controles a los visitantes, precisaron: “Sí, estamos controlando y coordinando con todas las fuerzas todo este tema de las visitas…fundamentalmente articulamos con la Jefatura de la Unidad 5”, indicaron.

A esto agregaron que “por suerte, se redujo muchísimo el número de personas que llegan  a la ciudad. Calculá que, después de un fin de semana largo y todo, nunca hubo más de cuarenta o cincuenta personas por día (sabiendo que la población carcelaria pisa los 1500 internos). Dada a esa baja cantidad de gente, nos permite poder hacer un control más exhaustivo cuando llegan. Para esto, nos colaboran las otras fuerzas de seguridad y protección civil”, destacaron.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre