En la mañana del sábado, el titular de la arquidiócesis Mercedes – Lujan, monseñor Jorge Eduardo Scheinig dio a conocer un escrito sobre la situación relacionada con el tema coronavirus. Bajo el título “En tiempos de fragilidad, estamos llamados a cuidarnos con máximo respeto” envió un mensaje a los fieles de la iglesia católica.  A partir de esto, monseñor Scheinig estableció una serie de pautas a seguir: Que se eleven oraciones a Dios y a la Virgen, Nuestra Señora de la Merced, para que en poco tiempo, podamos superar juntos esta enfermedad. Y recemos especialmente por los enfermos y sus familiares. Los párrocos, son los responsables de tomar las medidas necesarias para el cuidado sanitario de todos los que asisten a sus templos. Les pido a los fieles que sepan acatar las indicaciones, priorizando el bien común por el cuidado de todos, en especial de los grupos de riesgo. Que en el caso de alguna persona enferma, los párrocos procuren como crean conveniente, ofrecer alguna asistencia espiritual a ellos y a sus familias.

“Para que nadie sufra problemas de conciencia, dispenso a los fieles del cumplimiento del precepto dominical hasta nuevo aviso. A los fieles que consideren oportuno quedarse en sus casas, les pido que procuren celebrar la Eucaristía dominical por medio de la televisión y/o la radio.

En la medida de sus posibilidades, que participen de alguna celebración eucarística de lunes a viernes, donde generalmente concurren menos personas. Recomiendo que los mayores de 65 años, por el momento, no asistan a ninguna celebración y permanezcan en sus casas para preservar su salud. La distribución de la comunión será solamente en la mano. Entiendo que a algunos fieles les resulte un esfuerzo, pero es responsabilidad de todos nosotros evitar la propagación del virus. Sabemos que la principal vía de contagio es por medio de minúsculas gotas de saliva, por lo tanto, la distribución de la comunión en la boca, aún con recaudos, no elimina la posibilidad de contagio y que el virus se propague de fiel a fiel, incluido al propio ministro. Que los ministros procuren lavarse muy bien las manos, antes y después de la distribución de la comunión. Que en las credencias se provea alcohol en gel para una mejor higienización. En cuanto a la práctica ritual del saludo de la Paz, pido omitirlo. Scheinig agrega en la comunicación que el próximo martes 17 tendrá una reunión de Consejo Presbiteral, donde se analizarán nuevas medidas, en especial a lo que se refiere a las celebraciones pascuales.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre