Imponen dura pena al sacerdote Fabián Mascarell Jofre

0

Tras un proceso de Derecho Canónico se resolvió la dimisión del estado clerical del ex párroco de la iglesia San José. El Arzobispado comunicó la noticia y dijo que la pena se debía a “conductas incompatibles con la función sacerdotal” en las que no se encuentran involucrados menores de edad”.

El arzobispado de Mercedes-Luján comunicó que la Congregación para el Clero impuso la pena de dimisión del estado clerical al presbítero Héctor Fabián Mascarell Jofre. Esa fue la noticia a secas que se conoció a comienzos de la semana y generó diversos comentarios en virtud de lo escueto de la comunicación que fue difundida por la Agencia de Información Católica Argentina. En síntesis, tras un proceso canónico iniciado en la Arquidiócesis, pero luego elevado a la Congregación del Clero, la iglesia le aplicó esta sanción al ex párroco de la iglesia San José Obrero, quien ha dejado de ser sacerdote por esta determinación. AICA destacaba hace pocos días que el Arzobispado de Mercedes-Luján informó, mediante un comunicado, que la Congregación para el Clero (un organismo de la curia romana que atiende y supervisa estos casos), culminado el correspondiente proceso canónico, impuso la pena de dimisión del estado clerical al presbítero Héctor Fabián Mascarell Jofre. Agregaba la noticia que la decisión, “es suprema e inapelable y no es pasible de recurso alguno” y fue notificada al causante el jueves 16 de enero de 2020. A continuación, se conocía el comunicado de pocas líneas, “El Arzobispado de Mercedes-Luján informa que la Congregación para el Clero con fecha 11 de diciembre de 2019, culminado el correspondiente proceso canónico, impuso la pena de dimisión del estado clerical al Pbro. Héctor Fabián Mascarell Jofre. Asimismo, se le otorgó la dispensa del celibato y demás obligaciones inherentes a la sagrada ordenación. Esta decisión es suprema e inapelable y no es pasible de recurso alguno”. La escasez informativa generó que desde esta redacción se iniciaran averiguaciones tendientes a conocer mayores detalles de este hecho del que existen pocos precedentes en el ámbito sacerdotal. Recordemos que el Padre Fabián estaba cumpliendo su misión pastoral en la Parroquia San Marcos Evangelista de la ciudad de Marcos Paz, aunque no oficiaba misas desde 2017. Por entonces, cuando aún era arzobispo monseñor Radrizzani, se comunicó en el marco de nuevas misiones pastorales, que el Padre Fabián se tomaba un año sabático. Tal vez en ese momento comenzaba el proceso canónico que ahora ha tenido su definición.

Más detalles

Atento las diferentes consultas periodísticas, el Arzobispado de Mercedes-Luján habrá entendido que era oportuno brindar mayores detalles sobre lo ocurrido. Sucede que la ausencia de datos había dado lugar a diferentes hipótesis, hasta incluso en diálogo con referentes de prensa de Marcos Paz, se vinculó la dimisión o la sanción impuesta, con un caso de exorcismo que había tenido como protagonista al sacerdote hace algunos años. Sin embargo no parecía esta una causa “gravísima” como contempla el derecho canónico para estas ocasiones. De allí es que aparecieron los detalles que se reclamaban. En un nuevo comunicado, esta vez firmado por el canciller, Dr. Carlos González, se aclaró que la pena se debía a “conductas incompatibles con la función sacerdotal” en las que no se encuentran involucrados menores de edad. Detallaba nuevamente que se le había otorgado la dispensa del celibato y demás obligaciones inherentes a la sagrada ordenación.

“Estoy tranquilo…”

El Padre Fabián es oriundo de Mendoza y fue conocido en la comunidad mercedina tras su paso por la iglesia San José. En el año 2015 había cumplido 25 años de su ordenación sacerdotal y hace escasos días cumplió 56 de edad. La pena que se le impuso tuvo sus repercusiones en feligreses y personas cercanas al presbítero. Mascarell Jofre hizo llegar un mensaje general a muchos de sus cercanos en el que dijo estar tranquilo. “He dimitido en el estado clerical por lo que vuelvo a la vida laical, estoy muy tranquilo, estoy en paz y mi futuro inmediato, gracias a Dios, a algunos amigos y mi familia, está resuelto… les pido perdón por los malos ejemplos que les haya podido dar en algún momento…”, manifestó vía whatsapp. En ese mismo audio expresó que lo más importante era estar en Paz con Dios y con uno mismo, y saludó ya no como Padre Fabián, sino simplemente como Fabián, “sigo siendo la misma persona solamente sin ser sacerdote al menos públicamente… les pido que recen por mí”, concluyó.

Las campanas de Fabián

Entre las anécdotas de los pueblos hay una que recuerda la figura del Padre Fabián allá por el año 99. En tiempos electorales la Alianza buscaba destronar al intendente Julio Gioscio y el fallecido médico Gustavo Novak era el candidato de ese sector de oposición. Como parte de la campaña proselitista se llevó adelante una caravana encabezada por el pediatra y cuentan que a su paso por la zona de la parroquia (Avenida 29 y 50), las campanas comenzaron a repicar. Eran horas de la tarde. No faltaron aquellos que vincularon el episodio con un apoyo del párroco a la candidatura del hombre de la Alianza. Se explicó que simplemente era el llamado a misa. Pero el suceso no cayó en gracia del propio Gioscio ni del por entonces arzobispo Emilio Ognenovich. Poco después, más precisamente en el año 2000, el Padre Fabián dejó la iglesia San José para seguir su misión sacerdotal en Marcos Paz. Por aquellos días y por lo bajo, el traslado estaba íntimamente vinculado a aquel repicar de campañas.

Loading

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre